Teléfono: (+57 4) 536 0233 - Reservas: (+57) 323 2919830 Traslados: (+57) 312 3572773 comercial@parqueaderoelhangar.com
Seleccionar página

 

Pese a la aprobación casi unánime del presupuesto de Medellín para el último año de la actual administración (19 votos positivos contra dos negativos), algunos concejales pidieron, durante sus intervenciones, acelerar el cumplimiento de las metas del Plan de Desarrollo.
El proyecto de acuerdo, que definió una partida de $5,27 billones, pasó ayer sin problemas el segundo debate en sesión plenaria, después de siete horas de discusión.

El valor aforado corresponde a una reducción de 8,7 % con respecto a 2018 ($480.000 millones menos). Este descenso, explicó la alcaldía, se debe a la ausencia de recursos extraordinarios de Isagén (fueron $300.000 millones para este año), menores recursos de crédito ($322.000 millones menos con respecto a 2018) y $63.000 millones menos de superávit presupuestal.

Orlando Uribe Villa, secretario de Hacienda de Medellín, destacó que, tras el pliego de modificaciones surtido durante la discusión en el Concejo, fueron apropiados $77.000 millones adicionales que elevaron el presupuesto inicial de $5,18 billones. Este monto, proveniente de mayor capacidad de endeudamiento y de disposición de recursos del superávit, se utilizará, entre otros, para terminar el hospital de Buenos Aires ($14.000 millones), el colegio Alejandro Echavarría ($17.000 millones) y el Jardín Buen Comienzo de Loreto ($7.000 millones).

Apurar el paso en ejecución
A pesar del voto favorable, algunos concejales instaron a la administración municipal a incrementar la ejecución de los programas incluidos en el Plan de Desarrollo, cuyo avance hasta agosto pasado era de 61 %, según el Departamento de Planeación de Medellín.

El coordinador de ponentes del proyecto de acuerdo, Jesús Aníbal Echeverry, dijo que en su último año, la alcaldía “debe tener las baterías puestas” porque será la vigencia por la que finalmente se evaluará el cuatrienio: “Ya no tendrán tiempo para pedir espera, se deben mostrar hechos”.

El concejal Daniel Carvalho dijo, por su parte, que pese a que quedó satisfecho con la destinación final del presupuesto, le preocupa la suerte de proyectos detonantes de la administración, tales como la promesa de construir 80 kilómetros de ciclorrutas.

“No puede ser que por problemas administrativos no podamos cumplir con esa meta de cicloinfraestructura”, dijo.

También opinó que es un error no haber destinado recursos para los corredores de metroplús por las avenidas Guayabal y El Poblado, y pidió recuperar, de una vez por todas, el teatro Carlos Vieco, cerrado desde hace cinco años.

La corporada María Paulina Aguinaga llamó la atención de las secretarías que están colgadas en el cumplimiento de indicadores del Plan de Desarrollo. “Cuando vamos atrasados en las metas o tenemos problemas, la respuesta es que se deben asignar más recursos, cuando no necesariamente se debe al monto sino a la eficiencia de lo que se invierte”, afirmó.

El secretario Uribe estimó que el cumplimiento del Plan de Desarrollo será superior al 94 % al finalizar 2019.

Presentaron demanda

Entre tanto, el equipo jurídico de la concejala Luz María Múnera anunció una demanda de nulidad contra el acápite de disposiciones generales del presupuesto. Estas corresponden a las facultades otorgadas para ejecutar el presupuesto, que rigen durante el año para el cual se expiden.

Las adiciones presupuestales realizadas por la alcaldía en los últimos tres años ascienden a $3,2 billones. Según Múnera, no tuvieron discusión pública para su apropiación.

“No pasaron por el Concejo, no se fijaron nuevas metas y la ciudad no participó en el debate de su destinación”, justificó.

La concejala opositora aseguró que el presupuesto para el próximo año deja un panorama complejo para el primer año del próximo alcalde y criticó la desfinanciación de algunos programas sociales.

El secretario Uribe Villa desestimó los argumentos jurídicos de la demanda anunciada y dijo que los traslados presupuestales entre secretarías están permitidos normativamente y hacen parte de la dinámica de las finanzas locales.

Explicó que dichos traslados, por $3,44 billones desde 2016, son recursos de destinación específica, provienen de contratos o convenios con entidades nacionales y de reservas presupuestales.

“Más de $683.000 millones fueron incorporados producto del superávit, se traen a discusión al Concejo para que sean irrigados en todas las secretarías y se traen con posterioridad, ajustados a la norma”, concluyó Uribe Villa.